Un 'zarangollo' per recordar

"Fue la chacha la que interrumpió la bonanza que habían sembrado las palabras de Paco anunciando que ya estaba a punto la comida. 
–Ayer comimos aquí en el porche –dijo Julia– pero hoy vamos a comer en el comedor. No hemos podido convencer a la chacha Consuelo para comer aquí. Por lo visto, Paco, te considera tan importante que quiere que comamos en el sitio más solemne. 
Y así era. El abuelo había querido montar en la casa un salón comedor para asombrar a las visitas. Nadie sabía cómo en aquellos tiempos arduos de la posguerra había conseguido muebles ingleses de estilo regencia. Dos pomposos bargueños presidían los extremos del salón, y sobre una alfombra con motivos orientales se extendía la mesa rectangular de extremos redondeados, rodeada de sillas, y sillones en las cabeceras, con los respaldos clásicos de liras. En las paredes colgaban cuadros costumbristas de la huerta, no excesivamente malos, con luces y formas robadas a Sorolla, y unas cortinas verdes de seda encuadraban la luz que atravesaba los visillos. 
–Me siento en palacio –dijo Lola riendo y extendiendo los brazos–. 
–A mi, sin embargo –dijo Luis– este comedor me recuerda a mi abuelo más de lo conveniente. Esta casa no es un prodigio de arquitectura, pero todo está bien puesto, sólo este salón está fuera de sitio. 
Julia, Bernardo y Lola le miraron cansados de su mantenida postura de castigo a su padre. Paco Albero había perdido el gesto joven con que había intentado desde su llegada romper la rigidez de Luis, y volvía a ser la persona mayor y débil que habían conocido en la galería de Carmen Carande. Afortunadamente entró en aquel momento la chacha con Fina trayendo la comida en la bandeja del carro. Le habían pedido comidas de la tierra, y la chacha había preparado tras los aperitivos un cuidado zarangollo y doradas del Mar Menor a la sal; y de postre un sorbete de higos chumbos. La chacha se sentó a comer con ellos y, al darse cuenta de la tensión creada por Luis, cogió la conversación por su cuenta y comenzó a explicarles a Lola y Bernardo cómo se preparaban aquellos platos. Paco Albero se escapó de la presión hablándoles a Bernardo y Lola de los bares y mesones de la huerta, de los buenos restaurantes de la ciudad, de los platos típicos que aún tenían que conocer. Luis seguía callado y la chacha sentada junto a él sólo consiguió monosílabos y gestos de su mano. 
Habían tomado café en el porche, Paco Albero parecía inquieto y Bernardo le preguntó si le apetecía dar un paseo. Dejaron las tazas vacías en la mesa y los dos se encaminaron hacia los senderos sombreados junto a la casa." 
Carlos Alonso Monreal (2005). Pactos de la memoria. Murcia: Editora Regional de Murcia (pàg. 188).
Aquest mes el repte de Cooking the Chef era fàcil, fàcil, suposo que per compensar l'anterior, que va ser molt complicat, el més difícil dels que jo he vist fins ara. Aquest mes de març ens toca Karlos Arguiñano, que, com tots sabem, té milers de receptes publicades tant en llibres com en programes de televisió, i moltes d'aquestes receptes, per no dir totes, són senzilles de fer, de la cuina del dia a dia.

Hi va haver un boom amb l'Arguiñano quan jo era molt més jove i encara no cuinava. Aleshores semblava que era l'únic cuiner mediàtic (en aquella època, ho devia ser, no hi havia tants programes ni canals especialitzats) i qui més qui menys tenia algun llibre d'ell. Però si es va fer tan famós, també devia ser per alguna cosa... La veritat és que jo, sense ser-ne fan, he cuinat unes quantes receptes seves i n'hi ha que les he incorporat a la meva cuina i aquest estiu vaig ser al País Basc i vaig anar a Zarautz a veure com era el seu restaurant. 

Quan vaig veure el repte de març, vaig pensar que buscaria alguna recepta una mica especial, que no fos una habitual de casa meva, i vaig recordar que hi havia un dia a la setmana que el dedicava a la cuina regional i feia les receptes que li demanava la gent. Hi ha moltíssims plats regionals deliciosos que m'agradaria tastar i cuinar, però solen ser molt pesants (ternasco, favada, cocido montañés, cocido madrileño, migas, cochinillo, arròs amb crosta, etc.) i amb aquest bon temps ja comença a venir més de gust un menjar mediterrani i lleuger. Una cosa va portar a l'altra i, al final, vaig triar una recepta de Múrcia, zarangollo, que l'única cosa que té complicada és el nom, perquè no deixa de ser un remenat de carbassó i ceba.

M'agrada aquest plat perquè és senzill i bo, i és d'aquells plats que, amb una bona matèria primera, adquireixen un gust desorbitat. Val la pena esperar el punt òptim dels carbassons i fer servir ous de bona qualitat. Segur que repetim. La recepta original de Karlos Arguiñano la podeu veure en aquest vídeo. I ara ja passem a la recepta.

Zarangollo 

Ingredients (4 p.)

2 carbassons
2 cebes tendres
4 ous
4 llesques de pa de pagès
Oli d'oliva verge extra
Sal, orenga, pebre

Rentem i tallem la ceba i el carbassó a daus. Posem oli d'oliva en una paella, hi daurem una mica la ceba i hi afegim el carbassó. Ho deixem fregir fins que estigui tot cuit.

Batem els ous i hi afegim orenga fresca o seca, sal i pebre. Afegim l'ou a la paella de les verdures i l'anem remenant amb una cullera de fusta fins que qualli l'ou. Ho servim immediatament acompanyat amb les llesques de pa de pagès torrades.

Comentaris

  1. tanto receta como fragmento me gustaran :)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me alegro. Muchas gracias, Carola. ¡Un beso!

      Elimina
  2. Con esta colección de ingredientes has conseguido un sabroso y atractivo plato. Me encanta!!! Nos encontramos en el próximo reto!! Besos,

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, más sencillo imposible. ¡Gran Arguiñano! ¡Hasta la próxima!

      Elimina
  3. Vaya! esta receta la hago en mi casa de vez en cuando y no sabia que se llamaba zarangollo, Me alegro de poder llamarla a partir de ahora. Muchas gracias

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me alegro de haber aportado algo a tu cocina. Muchas gracias por tu comentario. ¡Un abrazo!

      Elimina
  4. Tiene muy buena pinta!
    Muchas gracias por participar
    besos
    Aisha

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias a ti y a April por organizarlo y ayudarnos a aprender constantemente. ¡Un besooo!

      Elimina
  5. Tinc moltes ganes de provar el zarangollo, m'apunto la teva proposta, que es veu genial!!
    un petó!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Senzill i bo, com diu l'Ada Parellada. Val la pena tastar-lo i segur que repeteixes. Moltes gràcies pel teu comentari. ¡Un petó!

      Elimina
  6. Mira que es senzilla i es lo bo que té el Arguiñano, obres el frigorífic, mires que tens i segur que trobàs una recepta seva. Petons.

    ResponElimina
    Respostes
    1. I tant! A mi també m'agrada molt per això. Moltes gràcies pel comentari. Un petó i fins la propera!

      Elimina
  7. Pues yo salgo a caminar los senderos luego de cenar esta delicia de plato, saludable y reconfortante, como siempre me disfruto estas lecturas, me siento en la mesa y sin que ellos me vean... analizo cada mirada.. brindo contigo y con un sorbete de higos ^_^
    besos

    ResponElimina
  8. Doncs mira, jo no sabia el que era..pero em sembla molt apetitòs i m'han entrat ganes de probar-lo, igual que, de seguir llegint aquest llibre tan interesant que encapçala el post. Gracias.

    ResponElimina
  9. Muy rico el zarangollo!! Nos vemos en el próximo reto ;)

    ResponElimina
  10. Tiene que estar muy rico, tengo que hacerlo, besos
    Sofía

    ResponElimina
  11. Un viaje me ha impedido visitar a todos los participantes del reto de este mes. Poco a poco lo voy haciendo...llego a tu blog y me encuentro con esta estupenda cita literaria y con una receta de lujo. Me han gustado ambas. Nos vemos en la próxima. Bssss

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars