Ves al contingut principal

Entrades

Destacats

Nous malèfiques a la tomba d'una 'belagile'

"Entró una última vez en la casa antes de irse. Fina Hidalgo estaba sentada a la mesa de su magnífica cocina, en la que había dispuesto café caliente, tostadas, mantequilla, tres o cuatro clases de mermelada y un cuenco de nueces.  –¿Les apetece un café?  Amaia no contestó, aunque vio el gesto de duda de algunos de sus compañeros, que seguramente se habrían tomado encantados una taza de café caliente y a los que contuvo con un gesto de su mano.  La vieja enfermera sonreía afable.  –¿Saben que el desayuno es la comida más importante del día? Un desayuno completo es necesario para empezar bien la jornada: pan, café y unas nueces –dijo tendiéndole un puñado a Amaia–. Son de mi propio nogal, no sea tímida, tómelas, ¿no? Sus compañeros asistían a aquella representación conscientes de estar presenciando una suerte de juego de salón en el que competían ambas mujeres.  Amaia se volvió hacia la puerta sin responderle.  –Vámonos de aquí –dijo a su equipo–, y que nadie acepte comer nada de…

Entrades més recents

Salsa tàrtara per a una mort poc natural

En Clemenza ensenya a cuinar el petit dels Corleone

Tragèdia adobada amb salsa barbacoa

Tatin per a colls emmidonats

Panada per a una juguesca mortal

Gambes amb caviar en companyia d'en Barbablava

Un 'chana masala' per sortir del no-res

Impressionarem el jutge amb aquesta sopa