Ves al contingut principal

Entrades

Destacats

Ves-te'n a Bangkok que jo em menjaré l'ossobuco

"–Es que se murió mi madre hace poco.  –Te acompaño en el sentimiento, Biscuter. Pepe no me dijo nada, de lo contrario habría ido al entierro.  Biscuter apartó cuidadosamente los papeles de Carvalho, dispuso dos mantelitos individuales de arpillera y un centro de paja sobre el que depositó la fiambrera con el ossobuco humeante. Luego trajo de la cocina dos platos con sendos montoncillos de arroz pilaf, dos vasos y una botella de Torres Santa Digna tinto que Carvalho había dejado recién abierta y de la que Biscuter iba bebiéndose un vasito en cada comida, sin atreverse a hacerlo en las cenas.  –Me cago en la mar ¡y vino de marca! Hace tiempo que Pepe no me da una botella de sus vinos. Cómo bebe el tío.  Y cómo come, añadiría instantes después cuando se llevó a la boca medio kilo de carne de una sola tacada.  –¿Y esto lo has hecho tú, Biscuter? Pues tienes unas manos que no tienen precio. Si alguna vez pongo un restaurante cuento contigo.  Dijo que sí, Biscuter, no sin dejar de la…

Entrades més recents

Un arròs secret i inconfessable

T'abandonaré per uns rogers fregits ben calents

Espies de carrer que mengen coc ràpid

El kebab dels milionaris

Un 'pan bagnat' per aviciar l'oncle

Garrinet secret de la Frida Kahlo