Croquetes amb tinta per escriure una crònica


"Llevo más de una hora en busca de una idea para esta crónica: no tengo ninguna. Oigo pasos en el corredor, los automóviles en el sendero. De vez en cuando, voces. Escribo en papel sellado y como no sé qué escribir relleno con la estilográfica los círculos de las oes. Me quito las gafas. Limpio las gafas. Me pongo las gafas. Como debajo de las letras hay números de teléfono aprovecho y relleno también los círculos de los ceros. Felizmente seis números de teléfono con enormes ceros. Dado que no se me ocurre ninguna idea me ocupo de los círculos, más pequeñitos, de los ochos. Dejo la estilográfica. Me echo el pelo hacia atrás. Abro la ventana y árboles. El sonido de los automóviles aumenta en el sendero. Un hombre de edad, con un gorro blanco, se detiene para palparse los bolsillos. ¿Se ha olvidado la llave? Por milésima vez recorro, primero con la lengua y con el meñique después, una muela que se ha roto. Incluso mientras digo esto sigo comprobándolo. Una señora riega la jardinera de un edificio amarillo. Mañana el dentista va a ordenarme
–Puede escupir.
Es el único sitio del mundo donde nos aconsejan escupir. Con babero al cuello nos inclinamos ante una escupidera. Yo, que desde la primaria escupo estupendamente, me reduzco a una saliva áspera que se me escurre por el mentón y me avergüenza. Antes acertaba en un saltamontes a dos metros y era la envidia de la clase. Ahora escupo peor que el gordo, que podía ser el mejor alumno pero en materia de gargajos no valía un comino. Para vengarse afirmaba con seguridad que las paralelas nunca se encuentran. Siempre creí que las paralelas no se encontraban porque tenían mucho que hacer. El profesor no aprobaba mi opinión y aseguraba que se encontraban en el infinito. El infinito, un ocho acostado
rellenar los círculos del ocho acostado
que ni siquiera tenía fuerzas de ponerse de pie. ¿En qué parte de aquel ocho lánguido se unían las paralelas? Vi al gordo hace unas semanas, en un restaurante. Estaba igual, solo que con corbata en lugar de pantalones cortos.Tiene dos empresas
–Soy economista
voz de papada, de autoridad, con el labio de abajo que absorbe al de arriba. Cuando le iba a preguntar si ya sabía escupir declaró
–Me alegra verte
y se instaló con otros gordos que parecían respetarlo, sin duda por causa de su conocimiento de las paralelas. Cada uno de los gordos colocó el móvil en el lugar de la servilleta, dispuestos a dar la solución a cualquier problema de husos horarios que el profesor les plantease durante el almuerzo. De vez en cuando mi gordo dejaba caer una frase definitiva ante su asamblea de gordos deferentes. Mi lengua y mi meñique escarbaban la muela rota. Si tuviese una estilográfica adecuada rellenaría todas las oes del menú. El modo en que me informó
–Me alegra verte
el modo en que me dijo, ya medio sentado
–Vamos tirando
el hecho de que cuando el dentista me ordenaba
–Puede escupir
yo, con babero al cuello, dejaba escurrir un hilillo obediente, sin brillo alguno. Cristo, cuántas facultades se pierden con la edad. El gordo ensarta un bocado en el tenedor, eleva el tenedor con una lentitud majestuosa, redondea la boca y ni siquiera puedo rellenarle el círculo. Como no puedo rellenar el círculo (ninguna muela rota en ese círculo), le sonrío. Me devuelve la sonrisa, por encima de la corbata, no dándose cuenta de que lo estoy llamando cabrón. Coge el móvil. No se comprenden las palabras pero estoy seguro de que está hablando del infinito. Los compañeros gordos lo miran extasiados. Comen sepia en su tinta. Cómo me gustaría que hubiese espinas en la sepia en su tinta, de aquellas que uno se queda buscando un tiempo enorme, pasando la comida de la derecha a la izquierda, con los ojos estancados por la congoja. Pero ni siquiera esa suerte, lamentablemente: los gordos tragan triunfales mientras mi dedo, pobre, hurga entre las ruinas antes de regresar, humilde, al bacalao. Volviendo a la crónica, ¿de qué voy a escribir hoy?" 
António Lobo Antunes (2005). Segundo libro de crónicas. Barcelona: Debolsillo (pàg. 62-63).
Iniciem un cop més el repte de Cooking the Chef amb un cuiner malagueny amb estrella: Dani García. Com ell mateix explica en el llibre En la cocina de mi madre, va completar la seva formació d'hostaleria amb Martín Berasategui (a qui anomena "el Maestro") i amb Ferran Adrià (a qui considera un geni), però la seva passió per la gastronomia ja s'havia anat forjant quan era petit en tots els moments compartits amb la seva mare a la cuina de casa. El llibre és una delícia, no només per les receptes, que són fabuloses, sinó també (i sobretot) pels records que explica i com els explica. Deixa traspuar uns sentiments autèntics i dibuixa una família molt unida al voltant de la taula i també de la cuina. M'encanta, no puc dir res més.

Croquetes de sípia amb la seva tinta

Ingredients

Per a la sípia amb la seva tinta

1 ceba
2 sípies grosses
La tinta de 3 sípies (de les dues que vaig comprar per a la recepta + una que em van regalar a la peixateria del mercat; en Dani García hi posa 4 sobres de tinta perquè diu que tot i ser partidari de la cuina tradicional, en aquest cas no hi ha gran diferència entre la tinta de la sípia i utilitzar la de sobre és molt menys molest)
1 cullerada de pasta de nyora
Oli d'oliva

Per a les croquetes

120 g de farina
120 g de mantega
600 g de fumet vermell (fet amb caps i closques de gamba)
La sípia amb la seva tinta preparada
Farina, ou i pa ratllat

La recepta de Dani García es diu "Croquetas en su tinta con alioli de pera". Jo he obviat l'allioli de pera perquè no en soc gaire fan, però reconec que les croquetes tenen un gust tan intens que potser sí que el contrast amb l'allioli de pera hi quedaria molt bé (sempre s'ha de fer cas als experts!). D'altra banda, ell diu que hi posa jibias o chocos i jo hi he posat sípia bruta perquè de jibias aquí no en trobo i el que a les peixateries venen com a chocos sempre és semicongelat i no m'acaba de fer el pes. 

Em feia il·lusió posar-hi jibias, ja que les conec des de fa molt poc. La meva millor amiga se'n va anar a viure a Almeria fa un any. Encara que estiguem lluny, tenim molt de contacte i parlem quasi cada dia. No fa gaire em va dir que a Almeria feien les jibias molt bones i jo no n'havia sentit a parlar mai i de seguida em vaig interessar per saber què era i com es feia. Quan vaig fullejar el llibre del Dani García i vaig veure aquest plat, vaig saber immediatament que aquest era el plat del repte.

En una paella amb una mica d'oli d'oliva daurem la ceba ben picolada, hi afegim la sípia tallada en trossets petits i ho deixem estofar uns 15 minuts. Hi afegim la tinta i la pasta de nyora, i ho reservem mentre fem la beixamel.

Fonem la mantega, hi afegim la farina vigilant que quedi ben torrada i hi anem afegint el fumet mentre removem perquè no se'ns enganxi.

Afegim a la beixamel la sípia amb tinta que hem fet abans, ho apartem del foc i deixem que es refredi per poder fer les croquetes. Donem la forma a les croquetes i les deixem a la nevera una bona estona (almenys una hora) perquè així queden més sòlides i en facilitem el fregit.

Passem les croquetes per farina, ou i pa ratllat, i les fregim en oli d'oliva abundant.












Comentaris

  1. Uau!! Me encanta!! Que plato más original y que bueno tiene que estar! Enhorabuena compi!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Cris. Sí, estaban muy buenas. ¡Hasta el próximo reto!

      Elimina
  2. Mare meva Ruti! Gràcies per anomenar-me d'aquesta manera tan deliciosa, en tots els sentits, m'honores i m'emociones! (Sabia que jo havia d'estar amagada per aquí enmig). Aquestes croquetes han d'estar tan i tan bones que ni tan sols m'atreveixo a imaginar-m'ho. Fantàstic plat. Esperem que me les puguis fer aquí, amb jibias!

    ResponElimina
    Respostes
    1. A veure si el proper intent és el definitiu, Nita. Nosaltres en tenim moltes ganes! Moltes gràcies!

      Elimina
  3. Mientras leía el relato me hubiera comido un par de tus croquetas :)
    Muchas gracias por participar
    besos
    Aisha

    ResponElimina
    Respostes
    1. A ti y a April por organizarlo. He aprendido muchísimo gracias a vosotras y ya no sería lo mismo sin el reto.

      Elimina
  4. impresionants aquestes croquetes, fan venir gana!!
    petonets!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Moltes gràcies, Hirma. Eren molt bones, sí, i a mi el negre m'encanta...

      Elimina
  5. Que ricas!! Hemos coincidido en lo básico, la croqueta, pero la receta que yo encontré es un poco distinta y la termina con mayonesa de Yuzu. Tu versión también me gusta mucho y seguro que estaban deliciosas.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Concha. He visto las tuyas, sí, aunque todavía no he podido comentarlas. Son superchulas. Deben ser libros distintos, variaciones sobre un tema recurrente en Dani García, ¿no?

      Elimina
  6. Me han encantado también estas croquetas. Y también le has aportado tu toque personal. Felicidades

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Klerit. Buenas, buenas... ¡Hasta la próxima!

      Elimina
  7. ¡Caray con estas croquetas! Han d'estar boníssimes. A veure si trobo un moment i les preparo.
    Petons

    ResponElimina
    Respostes
    1. Molt bones, Albert. I jo les he trobat ben originals. Fins a la propera. Gràcies per comentar.

      Elimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars